Deportes

Sacrificio marcado a golpes

Víctor Peres, nacido en la Villa de Merlo, representa a su pueblo con orgullo. Desde muy joven se enfrentó no solo a boxeadores sino a retos que la vida le puso en frente, pero hoy siendo profesional, lo ve como una enseñanza que lo forjó a base de golpes.

Compartir

Es Vox Populi que los boxeadores se forman de abajo, con sacrificio y mayormente con muchas carencias. Alguien dijo alguna vez que “El boxeo es el deporte más duro y solitario del mundo”. Un profesor mío, reconocido periodista, dijo “El boxeo no es deporte, el único que su fin es lastimar el físico del otro”, pero no estamos para definiciones. Hoy Victor “Maravilla” Peres, nos cuenta en AM Noticias su camino al profesionalismo y mucho más.

-Víctor, contame primero un poco de vos, tu familia.

Yo nací en Merlo y de chiquito me fui al campo, con mi madre y mis 4 hermanos vivimos en un campo en Santa Martina, donde disfrute mucho la infancia. Después viví un tiempo en Buenos Aires donde hice mi primera pelea amateur y 15 mas, a los 18 años. Luego de varios años me radique acá en Merlo y ahora orgullosamente represento a la ciudad.

-Si tuvieras que definir uno, ¿cuál fue momento más duro de tu vida? Acá Víctor quedó pensativo y contesto en lo que respecta a su vida personal…

Tuve un accidente en la mano que pensé que no iba volver a boxear más y acá estoy. También un accidente con mi hijo que casi pierda la vida, pero acá estamos como familia, más firmes que nunca.

-¿Cuáles son tus mayores logros en lo deportivo?

Los logros más importantes e imborrables son el Campeonato Interprovincial y las dos veces que fui Sub campeón en el torneo José María Gatica.

-¿Qué es lo que te hace feliz?

Mi familia, la cual es muy humilde y sacrificada, eso me da orgullo. También ser el primer boxeador profesional de la Villa de Merlo.

-¿Cuáles son tus virtudes arriba del ring?

Me gusta pelear, no pegar. Mi referente es maravilla Martínez que a su edad siempre llegaba muy bien físicamente. El boxeo amateur es muy difícil, tenes vendajes finos y guantes finos, los golpes duelen más.

-¿Quien es tu entrenador?

Entreno acá con Mariano Castillo, pero mi entrenador en realidad es Víctor Balmaceda, él vive en Villa Dolores, así que dos semanas antes ya me voy para allá.

-¿Cómo solventas los gastos, la dieta, los entrenadores?

Se hace todo muy a cuestas, entrenamos literal bajo una palmera, hace frio, te enfrías, no tengo sparring, muchas cosas faltan. Cada vez que me voy a lo de Víctor tengo muchos gastos y yo soy changarin, alquilo y no tengo muchos ingresos, pero bueno le ponemos el pecho.

-¿Qué objetivo tenés a futuro?

Mi meta principal es salir del país y prepararme bien físicamente, tratar de conseguir peleas importantes, creo que tengo el ADN para esto.

-¿Qué le faltaría al boxeo de la provincia? para estar a nivel.

Que se le dé una mano al deportista, que tenga más contención. Entrenamos al aire libre, nos falta estructura, cosas muy básicas.

Durante la entrevista Víctor no paro de repetir el orgullo que sentía por su familia, por el sacrificio de todos y más que nada por representar a la gente de la Villa de Merlo. “Salud Campeón”

Compartir